Infórmate del centro

miércoles, 4 de febrero de 2015

EXIGIR POR AMOR, EXIGIR CON AMOR




(Utlizaremos la palabra "padre" de modo genérico, para referirnos tanto al padre como a la madre.)

Educar ¿es fácil?. Cualquier padre sensato tiene la respuesta clara.

Para educar es necesario un equilibrio entre lo que nos dice la razón ( esto no puedo permitirlo, le puede hacer daño, le convertiré en un caprichoso...) y lo que nos dice el corazón ( pobrecito, como sufre, sólo cederé hoy...) 

Frente a esto,  un ejemplo sencillo del que todos podemos aprender como padres y profesores.

Hace unos días en la fila de la entrada al aula se produjo la siguiente situación:
Una niña lloraba exigiendo de su madre que no se llevara sus guantes. Aún siendo muy persistente en el llanto su madre dijo que no, y por supuesto le quitó los guantes que no entraron en clase.
A pesar del aparente desconsuelo la niña apenas entró,  olvidó los guantes y continuó con su rutina diaria.
El llanto ya no le era útil.

Educar en lo pequeño a los pequeños,  es hacer cosas grandes. 

Nuestra enhorabuena a una madre que educa aun con el dolor que pudo sentir. O ... ¿ alguién piensa que es fácil dejar a su hija llorando?

La educación no es una tarea fácil pero nos puede ayudar el título de este artículo EXIGIR CON AMOR Y EXIGIR POR AMOR.


 Cristina Sacristán y Gema Martínez



No hay comentarios:

Publicar un comentario