Infórmate del centro

martes, 7 de marzo de 2017

EDUCAR EN RESPETO ES EDUCAR EN AMOR


Transmitir a los niños la importancia de dar las gracias, de “pedir por favor” o de decir “buenos días” o “buenas tardes”, va más allá de un simple acto de cortesía. Estamos invirtiendo en emociones, en valores sociales, y ante todo, en reciprocidad.

Para crear una sociedad basada en el respeto mutuo, en la que el civismo y la consideración marquen la diferencia, es necesario invertir en esas pequeñas costumbres sociales, a las que a veces, no prestamos la importancia que merecen. Porque la convivencia se basa al fin y al cabo en la armonía, en esas interacciones de calidad basadas en la tolerancia donde todo niño debería iniciarse desde una edad temprana.
El diseño de nuestros cerebros, por así decirlo, nos hace sentirnos inexorablemente atraídos a su vez por otros cerebros, por las interacciones de todos aquellos que están a nuestro alrededor. Así pues, un niño que es tratado con respeto y que desde una edad temprana se ha acostumbrado a escuchar la palabra “gracias”, entenderá rápidamente que está ante un refuerzo positivo de gran poder y, que sin duda, irá desentrañando poco a poco.

Es muy probable que un niño de 3 años al que su padre y su madre han enseñado a decir gracias, por favor o buenos días, no comprenda muy bien aún el valor de la reciprocidad y del respeto que impregnan estas palabras. No obstante, todo ello crea un adecuado y maravilloso sustrato para que después las raíces fuertes y profundas.


Te ofrecemos unas sencillas estrategias para que las tengas en cuenta, son indicaciones básicas para enseñar  a los niños en cada situación. 



¿Has llegado o entrado a algún sitio? Saluda, di buenos días o buenas tardes.
¿Te vas? Di adiós
¿Te han hecho un favor? ¿Te han dado algo? Da las gracias.
¿Te han hablado? Responde.
¿Te están hablando? Escucha.
¿Tienes algo? Compártelo.
¿No lo tienes? No envidies.
¿Tienes algo que no es tuyo? Devuélvelo.
¿Quieres que hagan algo por ti? Pídelo por favor.
¿Te has equivocado? Discúlpate.




No hay comentarios:

Publicar un comentario